"/> "/>

ACEITE DE PALMA

 20 de junio, 2017  •    Alimentos Articulos de los Martes  •   Miguel A. Ruiz y Borja Pérez

ACEITE DE PALMA

Se trata de otra de las noticias bomba sobre alimentación que cayó con fuerza sobre la mesa y de la todavía se sigue hablando. Desde hace relativamente poco se ha demostrado que el aceite de palma es un ingrediente común en muchos alimentos no recomendados para nuestra salud.  Pero ¿por qué es perjudicial?

Como sabéis, en el mundo de la nutrición y la alimentación aparece cada cierto tiempo un alimento o algún ingrediente del que se dice que afecta negativamente a nuestro organismo a la larga. El caso más conocido y posiblemente uno de los más severos es el azúcar, el cual ya tratamos en artículos anteriores (pincha aquí si quieres recordarlo), pero no es el único. El aceite de palma se ha convertido en otro punto negro en nuestra dieta, sobretodo porque es un ingrediente muy común en alimentos procesados.

Uno de los conceptos clave para explicar por qué es tan perjudicial son las grasas saturadas. No todas las grasas son iguales, ni siquiera las grasas vegetales, y sus efectos sobre la salud de las personas también son bastante diferentes. Mientras algunos son calificados como saludables ya que se ha demostrado que aporta numerosos beneficios sobre el organismo como las nueces, el aceite de oliva, el aguacate, el pescado azul, etc., el consumo de otros están asociados al incremento del riesgo de padecer diversos trastornos nada buenos para nuestro cuerpo. Es por ello que la actual norma sobre el etiquetado de los alimentos de la Unión Europea especifica que ya no podrá figurar en él “aceites vegetales” sino que deberán concretar el nombre y origen de esas grasas o aceites.

En lo que se refiere al aceite de palma, el 50% está formado por grasas saturadas, que con la ingesta continua de este durante años puede originar la obstrucción de arterias, aumentar así el riesgo de infarto y problemas cardiovasculares. Desayunar bollería, aperitivos fritos a media mañana o a media tarde, alimentos congelados como pizza… ¿quién no conoce a alguien que continuamente incluye en su dieta estos alimentos?

Y alguno se preguntará: si es tan malo, ¿por qué hay tantos alimentos que lo contienen? La respuesta es sencilla, porque es un ingrediente barato. Además posee otras características apreciadas por la industria alimentaria como su temperatura de fusión, que le hace permanecer sólido a temperatura ambiente manteniendo al mismo tiempo una textura sedosa y aportando un sabor que engancha al que lo consume. Por esta razón se emplea con generosidad en confitería, formando muchas veces parte de las coberturas de chocolates, bombones y demás. Permanece sólido, mantiene la forma del producto y cuando se introduce en la boca se funde de forma agradable. Se le podrían encontrar sustitutos pero no son tan económicos como los derivados del aceite de palma. Algunas de las empresas del sector alimentario que más usan este ingrediente son Nestlé, Kellogg’s, Burger King, McDonalds, Starbucks o Ferrero, entre muchas otras.

Además, también tiene un coste medioambiental. El aceite de palma y sus derivados se obtienen del fruto de la especie Elaeis guineensis, conocida como palma africana o aceitera, con origen en el continente africano aunque también hay importantes plantaciones en Sudamérica. Estas plantaciones se hacen a base de expandir la agricultura en la selva, es decir, deforestando. Dos de las zonas más afectadas son Malasia e Indonesia.

Más allá de sus usos alimentarios, los derivados del aceite de palma también se emplean en la industria de la cosmética, con el que se elaboran cremas, pasta de dientes o jabones.

Si habéis decidido mirar en vuestra despensa o vuestra nevera sabed que el aceite de palma puede figurar con todos estos nombres:

  • Aceite de palma
  • Aceite de palmiste
  • Grasa vegetal (palma)
  • Sodium palmitate
  • Grasa vegetal fraccionada e hidrogenada de palmiste
  • Estearina de palma
  • Palmoleina u Oleina de palma (Palmolein)
  • Manteca de palma
  • Elaeis guineensis

 

Como conclusión, desde Clockwork siempre recomendamos llevar una dieta sana y equilibrada, guiada siempre por expertos y profesionales los cuales nos van a enseñar a comer correctamente con alimentos saludables. Además, queremos llamar la atención a todos aquellos que lleváis una dieta basada en alimentos vegetales y/o ecológicos pues ninguno de estos está exento de ingredientes que puedan ser perjudiciales para la salud. Y, en cuanto al aceite de palma, queremos concluir de todo lo mencionado anteriormente lo siguiente:

  • Por su contenido en ácidos grasos en considerado, desde hace años, poco saludable y por tanto poco recomendable.
  • Dentro de este contexto de grasas saturadas, las investigaciones más recientes aportan más pruebas sobre ácido palmítico, lo que convierte al aceite de palma en uno de los peores ingredientes alimenticios.
  • Está presente sobretodo en alimentos procesados

 

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

CONTACTA CON NOSOTROS

Mail. info@zonaclockwork.com

Tél. 625 96 97 29