"/> "/>

CORREDOR ¿TIERRA o ASFALTO?

 20 de julio, 2017  •    Articulos de los Martes Running  •   Miguel A. Ruiz y Borja Pérez

CORREDOR ¿TIERRA o ASFALTO?

Estamos ante otro de los grandes debates que rodea al mundo del running. Allá donde vayamos siempre habrá alguien que esté totalmente a favor de uno o de otro, aportando sus razones para no hacer uno de los dos.

Lo cierto es que ambos aportan beneficios así como también tienen sus inconvenientes. Por tanto, lo mejor siempre será saber aprovechar todas las ventajas que nos aporte cada uno de los terrenos y evitar los inconvenientes siempre que se pueda.

Por ello, lo primero y más importante que tenemos que tener en cuenta es nuestra planificación deportiva. Según el periodo en el que nos encontremos (preparatorio, precompetitivo o competitivo) será conveniente correr por uno o por otro. En el caso de encontrarnos al principio de nuestra planificación, en el periodo preparatorio, correr por tierra o por montaña será la mejor opción frente al asfalto ya que, por un lado, el objetivo en este periodo es mejorar la resistencia aeróbica, aprender/mejorar la técnica de base, y trabajar la fuerza-resistencia; y por otro lado, siempre es más divertido, entretenido y se disfruta más del paisaje en tierra o montaña que en asfalto.

Existen mogollón de rutas y carreras por montaña que nos ayudará a cumplir nuestro objetivo en cuanto a rendimiento, las articulaciones de tobillo, rodilla y cadera se reforzarán para los entrenamientos posteriores en pista o asfalto, nos evadiremos de las preocupaciones diarias al estar en contacto con la naturaleza y nos resultará mucho más entretenido y divertido.

En cambio, si nuestro objetivo es mejorar una marca en una carrera que tiene lugar en pista o asfalto, debemos ir focalizando poco a poco los entrenamientos en este terreno, ya que, al final y al cabo, es donde de verdad tenemos que rendir al 100%.

Debemos ser realistas con nosotros mismos y aunque nos guste más el contacto con la naturaleza, los ritmos de carrera no son los mismos en tierra que en asfalto. No hablamos a nivel profesional, hablamos a nivel amateur. En tierra, con el mismo fuerzo vamos más lentos que en asfalto, al ser éste más llano y sin obstáculos. Además, el terreno es muy irregular por lo que cuesta mantener siempre el mismo ritmo de carrera, por no decir que es prácticamente imposible. En tierra debemos trabajar más a sensaciones o incluso a pulsaciones para tener siempre una referencia pero no. En entrenamiento en asfalto es mucho mejor para controlar ritmos.

Por tanto, nuestra recomendación desde Clockwork es que hay que saber combinar bien ambos, cada uno en el momento oportuno de nuestra planificación deportiva. Sobre hierba o tartán también es interesante correr de vez en cuando pero debemos tener una cosa clara, ningún terreno está exento de lesiones, unos de una forma y otros de otra pero todos existe la posibilidad de que caigamos lesionados. Todo dependerá del tipo de entrenamiento, nuestro estado físico y el de nuestras articulaciones, de una buena o mala planificación deportiva y de cómo no, algo que esta fuera de nuestro alcance, la suerte.

 

Tierra o montaña

Ventajas:

  • Más divertido
  • El contacto con la naturaleza nos evade del estrés cotidiano
  • La dureza del terreno es menor que en el asfalto
  • Fortalecimiento de las articulaciones

Inconvenientes

  • Mayor número de obstáculos por el camino
  • Menor control del ritmo de carrera.
  • Trabajo a sensaciones o pulsaciones
  • Terreno irregular
  • Mayor exigencia física

 

Asfalto

Ventajas

  • Terreno regular
  • Mayor control sobre el ritmo de carrera
  • Ritmos más rápidos al ser el terreno más duro

Inconvenientes

  • Al ser más duro el terreno, “castiga” más las articulaciones que en tierra
  • Más cíclico y más monótono
  • Difícil recorrer grandes distancias sin encontrar coches o peatones
  • Menos recomendable para principiantes
ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

CONTACTA CON NOSOTROS

Mail. info@zonaclockwork.com

Tél. 625 96 97 29