"/> "/>

EL ESPOLÓN CALCÁNEO

 5 de diciembre, 2017  •    Lesiones  •   Miguel A. Ruiz y Borja Pérez

EL ESPOLÓN CALCÁNEO

         Como deportistas, o practicantes de actividad física de manera regular, cada vez somos más conscientes, o deberíamos serlo, de la importancia del cuidado de todos nuestros sistemas. Entrenamos, cuidamos la alimentación, el descanso e incluso visitamos a especialistas como fisioterapeutas, readaptadores deportivos y osteópatas para tratarnos lesiones o simplemente prevenirlas, como pueden ser, principalmente, de espalda y de la extremidad inferior de nuestro cuerpo.

         Hoy dedicaremos nuestro artículo al pie, base de sustentación de nuestro cuerpo y que, en ocasiones, pese a que buscamos la mejor sujeción, amortiguación y comodidad para nuestro día a día con un buen calzado, no estamos exentos de sufrir lesiones debido a causas tales como el estrés, una mala pisada o al duro entrenamiento.

         Del mismo modo, una de las diferentes lesiones o patologías que podemos sufrir en los pies y en la que profundizaremos hoy, es el ESPOLÓN CALCÁNEO. Hablamos de una formación que puede aparecer en la parte posterior del pie (talón) y que muchas veces se tiende a confundir con la tan “famosa” fascitis plantar debido a los síntomas.

 

¿Qué es el ESPOLÓN CALCÁNEO?

         El espolón calcáneo es una osificación que se puede localizar en la parte de la planta del hueso calcáneo (talón) o en la cara posterior del mismo y que tiene forma de lanza.

Imagen 1. Espolón calcáneo cara plantar inferior.                    

Imagen 2. Espolón calcáneo cara posterior superior.

 

¿Cómo se produce?.

         Se producen por un exceso de tracción en la zona o también por pequeños, pero constantes traumatismos, donde se inserta el tendón de Aquiles con la fascia que recubre la planta del pie. El hueso se descalifica y el calcio del mismo se adhiere a la zona por la inflamación y de ese modo, forma el espolón. Suele producir dolor durante su formación, aunque lo estudios demuestran que la existencia de un espolón no justifica el dolor en el talón (que puede ser debido al estrés en la fascia plantar). Del mismo modo, hay autores que creen que la formación del espolón es debida a un callo por fractura, y sin embargo otros, afirman que es por una adaptación a la carga, y no por la tracción.

 

Causas de la formación del ESPOLÓN CALCÁNEO.

         Hay que tener en cuenta que, el espolón calcáneo y las fascitis plantar no son la misma lesión, aunque en ocasiones se confundan, los tratamientos son diferentes.

Así pues, podemos encontrar las siguientes causas:

  • Las alteraciones propias del envejecimiento.
  • Exceso de sales que circulan por la zona calcánea.
  • Enfermedades favorecedoras de sedimentos (enfermedades reumáticas).
  • El sobrepeso.
  • Malos hábitos posturales: calzado inapropiado, mala ejecución de la marcha…
  • Mucha actividad física e impactos repetidos.
  • Inflamación de la fascia plantar.
  • Alimentación.

Sintomatología.

         Dolor muy localizado, intermitente (periodos en lo que aparece y desaparece) y agudo en el talón. Se siente más cuando hay un exceso de la actividad y después de levantarse o estar sentado durante un tiempo prolongado.

 

Diagnóstico.

         Lo más recomendable es realizar una radiografía, resonancia o incluso ecografía, que son pruebas más específicas y completas.

 

Posibles tratamientos.

         Aunque no hay un consenso acerca de los tratamientos idóneos a seguir, los más conservadores consisten en pequeños masajes de la zona, estiramientos, tomar plantas medicinales (infusiones), homeopatía, infiltraciones para aliviar el dolor, aplicar rayos infrarrojos e incluso la acupuntura, aunque recientes estudios afirman que entre estos dos últimos, la laserterapia fue la más efectiva.

         Del mismo modo, muy importante cuidar la dieta, siendo esta equilibrada, ya que al haber un problema metabólico, tiene que eliminar la acidez de nuestro organismo y que el riñón trabaje correctamente, es decir, debemos seguir una alimentación con mucha atención en el riñón (siempre que no haya un problema de riñón agudo a tratar por un especialista).

 

Alimentos a evitar (no abusar):

  • proteína animal: carne roja, marisco, huevos, lácteos…
  • azúcares.
  • sal.
  • café.
  • cerveza.
  • pimiento, tomate, espárrago y espinacas.

Alimentos recomendados (saciantes):

  • frutas, verduras y hortalizas (el resto).
  • arroz.
  • legumbres.
  • frutos secos.

         Si por el contrario, estos tratamientos conservadores no funcionan después de un tiempo estipulado, se debe recurrir a la cirugía.

 

Consejos contra el dolor.

 

  • Reducción de los impactos durante la actividad física o descansar.
  • Plantillas especiales, taloneras o calzado con una buena absorción de impactos.
  • Aplicar frío tres veces al día.
  • Dieta equilibrada.
  • Vendajes, estiramientos y pequeños masajes.

 

Ejercicios recomendados para el espolón calcáneo.

Con la toalla: Situar el pie sobre una toalla colocada en el suelo, e intentar acercarla con la flexión-extensión de los dedos de los pies.

Estiramientos de gemelos: Apoyando las manos sobre la pared, una pierna flexionada y la otra estirada con la planta en el suelo. Aguantamos de 12 a 15 segundos cada pierna. Una alternativa sería, subir a un escalón con la parte de la punta apoyada y la parte del talón suspendida en el aire, descendemos lentamente y mantenemos.

Con pelota o rodillo: Sentado, pisando una pelota de tenis o rodillo, movimientos adelante y atrás, también circulares, realizando pequeños masajes.

 

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

CONTACTA CON NOSOTROS

Mail. info@zonaclockwork.com

Tél. 625 96 97 29