"/> "/>

INFUSIONES Y RENDIMIENTO

 6 de Febrero, 2017  •    Articulos de los Martes  •   Miguel A. Ruiz y Borja Pérez

INFUSIONES Y RENDIMIENTO

Cada vez más son las personas que incluyen las infusiones en su día a día. Además no paramos de escuchar que según cuál tomes es bueno para nuestro organismo o para una función concreta de nuestro organismo: infusiones para trastornos digestivos, infusiones para adelgazar, infusiones relajantes, infusiones estimulantes…

Son muchos los tipos o variedades que existen y múltiples los beneficios para el cuerpo. Entre las más vendidas se encuentra el Boldo, que es una planta utilizada principalmente para tratar dolencias hepáticas o del hígado, así como problemas digestivos. Es fácil de reconocer porque desprende un característico olor a limón y alcanfor. Otras de las más vendidas que también nos ayudan con este mismo tipo de dolencias digestivas o hepáticas son el Diente de león, Alcachofa o Cardo Mariano. El diente de león y la infusión de alcachofa son muy conocidos entre aquellos que os habéis decidido poner en manos de un nutricionista o dietista ya que son muy adecuados para la pérdida de peso gracias a su gran propiedad diurética. El cardo mariano, además, es un buen antiinflamatorio del hígado y le ayuda a regenerarse, y además alivia molestias y problemas menstruales.

Otras de las propiedades por las que destaca ciertas infusiones es por aliviar las molestias provocadas por los gases intestinales. Los gases o flatulencias intestinales son un síntoma incómodo que se produce durante la digestión y que viene sin avisar o con dolores estomacales. Por suerte existen varias infusiones naturales cuyas propiedades ofrecen un rápido alivio y facilita nuestra digestión y que, por tanto, es conveniente tomar después de comer. Poleo, Marialuisa, Manzanilla, Anís estrellado y Menta son las más vendidas y algunas de las infusiones más conocidas.

Si hacemos deporte o practicamos alguna actividad física de forma continua tenemos un amplio abanico de infusiones de las que nos podemos aprovechar en determinados momentos o circunstancias.

  1. En aquellas situaciones en las que estamos bajos de defensas porque estamos atravesando un momento duro, bien sea entrenando o no, y no queremos caer enfermos o constipados debemos tomar Equinácea. Está demostrado que la equinácea contribuye a disminuir la fiebre, la mucosidad y la tos asociadas no sólo al resfriado sino también a otras enfermedades del sistema respiratorio, facilitando y acelerando con ello el proceso de recuperación. Esto se debe a su capacidad de reforzar y potenciar el sistema inmunitario.
  2. Tras un gran esfuerzo como pueda ser un duro entrenamiento, si lo que buscamos es recuperarnos bien, poder dormir o descansar y completar así nuestra recuperación, existe ciertas infusiones que nos ayudarán a conciliar el sueño como por ejemplo la Valeriana, Melisa o la Pasiflora. La valeriana es la más extendida de las tres y es mundialmente conocida por su capacidad sedante sobre el sistema nervioso por lo que se suele recomendar para personas con trastornos del sueño o para aliviar el estrés y la ansiedad. La infusión de melisa o pasiflora tienen propiedades muy similares a la valeriana. Las tres favorecen una correcta recuperación a nivel locomotor, tanto para músculos y huesos como para tendones y ligamentos.
  3. Si por el contrario lo que buscamos es una mayor activación o afrontar una situación con mayor vitalidad, lo mejor es que tomemos una infusión de Eleuterococo o Ginseng siberiano. Ésta estimula el apetito y mejora el sistema inmunológico, ayuda a combatir la fatiga y el estrés y favorece la capacidad de concentración.
  4. Por supuesto no nos olvidamos de aquellas infusiones que ayudan a adelgazar o favorece la pérdida de grasa. Fucus y Cola de caballo son las infusiones más adecuadas para ello. Son muy utilizadas por nutricionistas o dietistas ya que se trata de plantas que ayudan al buen funcionamiento de la glándula tiroides, de forma que actúa de forma activa sobre el metabolismo de los lípidos. Con frecuencia también se emplean en el tratamiento de retención de líquidos y caída del pelo.
  5. Por último y no menos importante queremos destacar el Aceite esencial de Romero con difusor. No se trata exactamente de una infusión sino que se aplica de forma local en la sien, brazos, hombros, pies, rodillas… ya que tiene multitud de propiedades beneficiosas para el organismo dependiendo donde se ponga: favorece la concentración, tiene un alto poder energizante que es ideal para abordar actividades que requieren mucho esfuerzo, reduce la fatiga mental, alivia dolores musculares…

 

 

¿Cómo se toma una infusión?

  • Lo recomendable es comprar las hierbas a granel es una herboristería especializada o en una tienda de confianza. Para conservarlas lo mejor es guardarla en un recipiente hermético, seco y limpio, resguardado de la luz solar.
  • Por cada 250ml de agua caliente añadiremos una cuchara de postre llena de hierbas de la infusión que queramos tomar
  • Se puede tomar sola o acompañada de un poco de miel o algún edulcorante natural si puede ser como la stevia o el sirope de agave.

 

¿Cuándo es mejor tomarla?

Depende. Como ya hemos explicado antes, cada infusión tiene unas propiedades por las que es mejor tomarla por la mañana, por la tarde, por la noche, antes o después de las comidas, antes de dormir, al despertarnos, etc.

 

Desde Clockwork queremos agradecer a Herbolario Navarro por la ayuda prestada para la realización del presente artículo.

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

CONTACTA CON NOSOTROS

Mail. info@zonaclockwork.com

Tél. 625 96 97 29