"/> "/>

LAS MUJERES SON MÁS FLEXIBLES ¿MITO o REALIDAD?

 22 de agosto, 2017  •    Articulos de los Martes Lesiones  •   Miguel A. Ruiz y Borja Pérez

LAS MUJERES SON MÁS FLEXIBLES ¿MITO o REALIDAD?

Las capacidades físicas básicas son el conjunto de componentes de la condición física que intervienen, en mayor o menor medida, en la consecución de una habilidad motriz. Como bien sabéis, son cuatro las capacidades físicas básicas: fuerza, resistencia, velocidad y flexibilidad.

La flexibilidad se define como aquella cualidad que, con base en la movilidad y elasticidad articular, permite el máximo recorrido de las articulaciones en posiciones diversas, permitiendo al sujeto realizar acciones que requieran gran agilidad y destreza. Podemos distinguir entre flexibilidad dinámica o estática.

La flexibilidad dinámica es aquella que se practica cuando realizamos un movimiento buscando la máxima amplitud de una articulación y el máximo estiramiento muscular. En este tipo de flexibilidad hay un desplazamiento de una o varias partes del cuerpo.

La flexibilidad estática es aquella en la que no hay un movimiento significativo. Se trata de adoptar una posición determinada y a partir de ahí, buscar un grado de estiramiento que no llegue al dolor y que deberá mantenerse durante unos segundos. Pueden ser movimientos ayudados.

Una vez definido el concepto de flexibilidad nos gustaría abordar el mito sobre si las mujeres son más flexibles que los hombres.

Dejando a un lado que una persona que trabaje la flexibilidad desde pequeño siempre será más flexible que otra que no, los estudios revelan que las mujeres son más flexibles que los hombres por cuestiones genéticas, y a continuación explicamos el por qué.

  1. Los estrógenos que segregan las mujeres es la causa principal de por qué son más flexibles que los hombres. Estos son los responsables de que el cuerpo y las articulaciones puedan flexionarse con mayor facilidad. Son las hormonas femeninas responsables, entre otras cosas, del crecimiento y desarrollo de los senos o el ciclo menstrual.
  2. Otro de los principales motivos es porque las mujeres tienen mayor retención de líquidos, lo que ofrece a los tejidos conectivos menor densidad y, por tanto, mayor flexibilidad de los tendones y cartílagos.
  3. Otro de los motivos que se relaciona con la flexibilidad es la masa muscular. Los estudios revelan que por norma general las mujeres, al tener menor masa muscular, las articulaciones se encuentran más relajadas y con menor tono muscular, lo que hace que sean más flexibles las mujeres que los hombres.
  4. Y por último, otro de los factores es el mayor porcentaje de grasa en las mujeres que en los hombres. Esto hace que las articulaciones sean más laxas y por tanto, sean más flexibles.

 

La flexibilidad se puede trabajar desde pequeño hasta edades muy avanzadas siempre que el cuerpo lo permita, y no necesita mucho material o un lugar específico donde entrenarlo. Basta con dedicarle unos pocos minutos todos los días. Trabajar la flexibilidad servirá para ganar agilidad, ayudará a sentirse mejor al finalizar la sesión de entrenamiento, se fortalecerá la movilidad y el equilibrio, se aliviarán tensiones crónicas, disminuirá el estrés y mejorará la circulación y la postura.

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

CONTACTA CON NOSOTROS

Mail. info@zonaclockwork.com

Tél. 625 96 97 29