"/> "/>

SEMILLAS DE CHIA

 7 de noviembre, 2017  •    Alimentos Articulos de los Martes  •   Miguel A. Ruiz y Borja Pérez

SEMILLAS DE CHIA

La mayoría de vosotros habéis oído hablar de los beneficios para la salud de las semillas de chía. Sin embargo, muchos aún se preguntáis: ¿qué son y cómo se deben tomar las semillas de chía? Si quieres saber más continúa leyendo el artículo de hoy

Las Semillas de Chía es un excelente alimento que contiene todo lo básico para mejorar nuestro organismo, ya que contiene proteínas, fibra, ácidos grasos (Omega3), minerales antioxidantes, vitaminas, antioxidantes, calcio y diversos nutrientes.

Muchos lo califican como superalimento y aunque no existe una definición para tal término, ya que el concepto “superalimento” es una estrategia de marketing, sí que es cierto que pertenece a un selecto grupo de alimentos que contienen mayores cantidades de nutrientes que otros alimentos comunes.

Christopher McDougall, corredor de ultramaratones y autor del libro “Born to Run” acredita las semillas de chía como un alimento excepcional para los atletas. “En términos de contenido nutricional, una cucharada de chía es como un batido hecho de salmón, espinacas y hormonas de crecimiento humano”.

La semilla de chía contiene alrededor de 40% de carbohidratos; de estos, el 30% es fibra insoluble, el 3% es fibra soluble y el resto son almidones esenciales. Cuando una cucharada de chía es mezclada con agua y puesta a reposar durante algunos minutos, se formará un gel sólido; tal reacción se debe a la fibra soluble de la semilla. Algunos investigadores suponen que tal fenómeno sucede también en el estómago cuando se ingieren alimentos que contienen este tipo de gomas.

El gel formado en el estómago se convierte en una barrera física para la digestión enzimática rápida de algunos carbohidratos, impidiendo su transformación en azúcares sencillos y modulando el metabolismo de estos compuestos en beneficio, por ejemplo, de los diabéticos. Por otro lado, la fibra dietética de la chía tiene un efecto favorable durante el transporte del bolo fecal, previniendo así la obesidad y diversas enfermedades del tracto digestivo.

Estas propiedades hidrofílicas de la fibra soluble de la semilla de chía, que posibilitan que la semilla absorba agua hasta doce veces su propio peso, permiten que, una vez consumida, el organismo prolongue su estado de hidratación, retenga humedad y se regulen más eficientemente los fluidos corporales, la absorción de nutrientes y, consecuentemente, el balance electrolítico.

La semilla de chía contiene muchos nutrientes: proteínas, calcio, boro (mineral que ayuda a fijar el calcio de los huesos), potasio, hierro, ácidos grasos como omega 3, antioxidantes y también oligoelementos tales como el magnesio, manganeso, cobre, zinc y vitaminas como la niacina entre otras.

La mayor parte del componente de carbohidratos de la semilla de chía es de fibra. Las semillas de chía contienen 34,4 g de fibra en 100 de chía, o bien, para 100 g de fibra se precisan 290 de chía.

En comparación con otros alimentos tiene de proteína dos veces más que cualquier semilla, cinco veces más calcio que la leche entera, dos veces la cantidad de potasio en los plátanos, tres veces más antioxidantes que los arándanos, tres veces más hierro que las espinacas y siete veces más omega 3 que el salmón.

 

Beneficios de las semillas de chía:

  • Regulan el tránsito intestinal: La alta concentración de mucílagos, un tipo de fibra soluble que crece en contacto con el agua, hace que las semillas de chía aumenten hasta doce veces su tamaño en el tracto digestivo y que presionen las paredes intestinales. De ese modo, estimulan el peristaltismo o movimiento de los intestinos y mejoran el estreñimiento.
  • Protegen el corazón: Esto se debe a su elevado contenido en omega-3, un ácido graso esencial con propiedades antiinflamatorias, antitrombóticas y vasodilatadoras que ayuda a regular la presión arterial y el colesterol en sangre.
  • Pérdida de peso: Ello es debido a que nos produce sensación de saciedad gracias a su gran capacidad de absorber líquidos.
  • Protección antioxidante: Estudios recientes realizados en la Universidad Nacional Autónoma de México demuestran que la chía posee una alta concentración de fenoles, unos antioxidantes que frenan hasta el 70% de la actividad de los radicales libres. Esto ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y a reparar los tejidos musculares.
  • Aliado de los diabéticos: La chía es un buen complemento en la alimentación de diabéticos, de nuevo por la gran cantidad de fibra que contiene. Ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre en general, pues la fibra captura parte de esos azúcares y los libera lentamente, lo que evita que haya picos de glucosa e insulina en sangre. Es recomendable incorporar las semillas en compotas de fruta, en púdines de fruta o en cocidos de legumbres y cereales.
  • Mima los huesos: Con solo 30 g de chía obtenemos el 20% de la cantidad de calcio recomendada, un mineral indispensable para mantener la masa y estructura ósea. También aporta boro, que ayuda a metabolizar el calcio.

 

Desde Clockwork os recomendamos que sigáis siempre una dieta equilibrada y guiada por profesionales que siempre velarán por vuestra salud y os darán un servicio individualizado, acorde a vuestras necesidades y objetivos.

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

CONTACTA CON NOSOTROS

Mail. info@zonaclockwork.com

Tél. 625 96 97 29