"/> "/>

TENDINITIS DE LA PATA DE GANSO

 18 de abril, 2017  •    Articulos de los Martes Lesiones Running  •   Miguel A. Ruiz y Borja Pérez

TENDINITIS DE LA PATA DE GANSO

Cuando hablamos de la pata de ganso nos referimos a un tendón conjunto de 3 músculos de la pierna (sartorio, recto interno, y semitendinoso) que se inserta en la parte interna inferior de la rodilla y aunque su nombre pueda parecer gracioso, los que la han sufrido pueden asegurar que es una lesión muy molesta.

En un deporte como el running las rodillas son las articulaciones que más sufren y donde más lesiones se suelen producir y, por tanto, cuando un corredor se lesiona en dicha articulación supone un verdadero hándicap para éste pues paraliza su planificación y retrasa todo su entrenamiento.

La “pata de ganso” es la forma en la que se conoce al tendón pes anserine o anserina, y recibe este nombre debido a su gran parecido con la forma que tienen las patas de los gansos. Por diversos motivos como traumatismos, exceso de ejercicio, estar mucho tiempo parado… este tendón conjunto se inflama y origina esta tendinitis. Y, además, en esta área existe una bursa (cavidad llena de líquido que actúa como almohadillas y que se sitúan entre los tendones y los huesos favoreciendo un funcionamiento óptimo) que también se inflama, por lo que el termino correcto es una tenobursitis, es decir, inflamación del tendón y la bursa.

En la gran mayoría de las ocaciones comienza con una sensación de dolor de rodilla, preferentemente en la parte interna pero que, si no se trata, se puede intensificar e incluso propagar al resto de la rodilla. Cuando no se trata esta dolencia, como muchos otros problemas  crónicos de la rodilla, termina afectando a la pierna y al tobillo, provocando con cierta frecuencia una asociación de la tendinitis de la pata de ganso con esguince de tobillo u otras lesiones. Además de dolor, el corredor que la sufre puede tener dificultades para la marcha, inestabilidad e incluso puede llegar a renguear. En algunos casos, al apoyar con cierta precaución la pierna del problema comienza a recargar la otra y no es raro que la rodilla que en principio no tenía problema, por dicha sobrecarga también comience a sufrir.

 

SINTOMAS

  • Dolor en la cara interna y baja de la rodilla, sobre todo al levantarse por la mañana y de cara al final del día. También resulta muy dolorosa la palpación
  • Inflamación localizada
  • Dolor al subir escaleras
  • Dolor al contraer los músculos isquiotibiales

 

TRATAMIENTO

Desde Clockwork, como siempre, os recomendamos que os pongáis en manos de profesionales y especialistas en lesiones deportivas. Ellos mejor que nadie os van a valorar el grado de lesión y os aplicarán el mejor tratamiento en vuestro caso. Pero además de ello podéis tener en cuenta estos pequeños consejos llegado el momento:

  • Reducir las cargas de entrenamiento hasta que el dolor desaparezca
  • Realizar unos buenos estiramientos de la zona afectada, sobretodo de la musculatura isquiotibial, cuádriceps y músculos de la cadera
  • Aplicar frio o hielo de forma local

 

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

CONTACTA CON NOSOTROS

Mail. info@zonaclockwork.com

Tél. 625 96 97 29